Ojos por pincel

«Tres margaritas, aroma a miel.

Dos ojos celestes, su alma es de laurel.

Una sonrisa coqueta del niño corcel».

 

Un niño con ojos de cielo se me acercó a darme tres margaritas…

“¡Para ti!”

 

Sus manitas olían a la miel de las flores recién cortadas.

 

Su sonrisa traviesa delataba una travesura culminada. Su mirada nerviosa se mezclaba con el llamado de su madre angustiada…

“¿Dónde andas?”

 

Un besito triunfante visitó mi rostro, y ese par de canicas celestes que tenía por ojos, salió corriendo al encuentro de su cariñosa madre.

“¿Qué estabas haciendo…?”, escuchó de la voz que le dio la vida.

 

Y el pequeño niño, sonriendo como quien gana una batalla, no respondió.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: